Toma el control del guión de tu vida (con tranquilidad), te lo agradecerás.

¿Tomas el control del guión de tu vida o por el contrario, dejas que otros decidan por ti y vayan escribiendo algo que ni te gusta?

En psicología tenemos un término que se denomina «locus de control» y hace referencia a lo que creemos que tiene control sobre nuestra vida. Alguien con un locus de control interno, o como le digo yo, alguien que escribe el guión de su vida, tenderá a sentir que tiene el control de lo que le pasa y que en mayor medida puede influir sobre ello. En cambio, alguien con un locus de control externo, o alguien que solo se limita a leer el guión de su vida, tenderá a atribuir sus logros y fracasos a otras personas o incluso a la suerte.

Aquí te detallo algunas características de cada una de estas dos tendencias:

La persona espectadora o lectora de su vida, es decir con tendencia a un locus de control externo, es aquella que se limita a observar lo que sucede, sin controlar lo que está en sus manos.

– Atribuye sus logros y fracasos a terceras personas o a la suerte.

– Se limita a vivir desde la queja, en referencia a la vida que le ha tocado, las circunstancias, las personas que le rodean, la mala suerte…

– No considera que esté en su mano hacer nada para cambiar cualquier situación que no le haga sentir bien.

– Siempre la culpa es de fuerzas externas.

– No creen que puedan cambiar su situación mediante sus propios esfuerzos.

– Miedo a decidir

– Es una posición «cómoda» pero dolorosa.

– Esto les provoca un sentimiento de desesperanza.


En cambio, la persona que escribe su propia vida, o con un locus de control interno, sabe que hay cosas que sí se encuentran bajo su control.

-Establece límites de forma asertiva.

– Se queja, pero posteriormente busca soluciones y alternativas.

– Acepta lo que no puede cambiar y modifica aquello que está en sus manos.

– Asume la responsabilidad de sus actos.

– Se atreve a tomar decisiones.

– Son más independientes porque no dependen tanto de la opinión de los demás.

– Desarrollan un sentimiento de autoeficacia.

Es importante comprender que el locus de control es un conjunto de creencias y valores y se trata de un contínuo, de una tendencia, es decir, nadie presenta 100% un tipo de locus. De todos modos, algunas personas en algunos momentos vitales es posible que tiendan en exceso hacia un tipo de locus, interfiriendo en su vida y en su bienestar emocional, por lo tanto, si sientes que esto es así, puedo ayudarte, no dudes en preguntarme! Te sentirás mejor.

Deja una respuesta